El 23,7% del combustible utilizado en las cementeras procede de residuos