El 90% de las cementeras europeas utilizan residuos