El consumo de cemento, en niveles de los años sesenta