El plástico sale del vertedero para convertirse en generador de energía