El uso de residuos como combustibles no implica riesgos añadidos