Empresarios y sindicatos del sector cementero defienden en Valladolid la recuperación energética de los residuos como una práctica segura