En Europa, un estorbo se transforma en energía limpia