España debería doblar su tasa de valorización para llegar a la media