España entierra energía alternativa al enviar residuos a vertederos