La industria cementera evitó la emisión de 850.000 toneladas de CO2