La valorización de residuos supuso un 22,4% de sustitución en energía