Los basureros arrojan 110 millones de toneladas de CO2