Las cementeras ahorraron más de 375.000 toneladas de CO2