Un estudio demuestra que cuatro plantas cementeras no supone riesgo